México.- Un trágico saldo de 3 muertos y 15 heridos dejó una competencia de arrancones después de que un conductor perdiera el control de su vehículo y se saliera de la pista en el municipio de ValparaísoZacatecas, informaron medios nacionales.

El accidente tuvo lugar el día de ayer cerca de las 17 horas en el tramo carretero Valparaíso-Huejuquilla, en la comunidad de Tejuján.

Videos captaron como un auto Chevrolet modelo Camaro color rojo perdía el control hasta salir del camino, lo que derivó en el fatal impacto. Testigos mencionaron que el conductor se estampó contra un auto compacto Volkswagen, mientras que en el camino arrolló a algunos de los asistentes de la carrera clandestina.

Tras el accidente, al lugar acudió personal médico y de emergencias para atender a los heridos, se cree que al menos cuatro de ellos (tres hombres y una mujer) se encuentra en estado grave, informó Noticieros Televisa. Por otra parte, los cadáveres fueron trasladados al Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses para su identificación.

De acuerdo con El Sol de Puebla, el espectáculo había sido suspendido por el ayuntamiento de Valparaíso, pues estas actividades son ilegales a nivel estatal.

“(Se prohibe) efectuar en la vía pública, competencias, arrancones de cualquier índole con los vehículos, excepción a aquellas organizados por patronatos, ferias o cualquier otro órgano similar, cuando cuente con el permiso correspondiente de la Dirección”, indica el artículo 43 del Reglamento General de la Ley de Transporte, Tránsito y Vialidad de Zacatecas.

Detalles cada vez más asombrosos del modus operandi de los lideres, sublíderes, socios, sicarios, cómplices, rivales y enemigos del Cártel de Sinaloa fueron revelados el cuarto día del juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán durante el testimonio de Jesús “El Rey” Zambada García, que duró más de tres horas.

Zambada de 57 años, que era jefe de operaciones del cártel en la Ciudad de México, habló de un soborno de 250 mil dólares a un teniente coronel del Ejército Mexicano en 2003 para abortar una operación de captura de “El Chapo” Guzmán a quien las autoridades ya tenían cercado. También menciono los 100 mil dólares que pago al general Toledano en Chilpancingo para descargar toneladas de cocaína en Zihuatanejo.

REVELAN LISTA DE ASESINATOS

La lista de asesinatos fue detallada. Rodolfo Carrillo, aliado del cartel murió en 2005 a tiros saliendo con su esposa de un cine en Culiacán porque se había negado a estrecharle la mano a “El Chapo” la última vez que se reunieron.

Julio Beltrán, un famoso y poderoso narco, por no haber respetado el tratado de paz en Sinaloa fue baleado por sicarios de forma tan brutal que su cabeza quedo colgando del cuerpo.

 

Hubo casos en los que se fraguaron asesinatos de personas poderosas, pero incómodas porque no aceptaban sobornos como el de José Luis Vasconcelos, un alto funcionario de la PGR. Si bien “El Rey” Zambada apoyó la logística de localizarlo, el plan no prosiguió.

Evidencia en la corte federal de Brooklyn en Nueva York (Reuters)

El jurado escucho detalles de “El Mechudo”, el sicario principal del cartel, de armas AK47, R15, rifles bazookas, incluso conoció con una fotografía la pistola personal de “El Chapo”, una Super 38 semiautomática, marcada con sus iniciales y diamantes incrustados.

Zambada también habló de submarinos rústicos fabricados en Colombia que costaban cada uno un millón de dólares para mover cocaína a las costas de México.

La defensa interrogó a Zambada cuestionando su credibilidad. Alegó que su testimonio difería del que dio a los fiscales en 2012 cuando fue extraditado.

 

También dejó al descubierto que el testigo que admitió haber usado dos identidades y documentos falsos, mentía e incluso le preguntó si había alguna vez escrito una telenovela.

Guzmán en traje gris, camisa rosa y corbata vino estuvo muy atento a todo y se le veía tranquilo intercambiando a veces miradas con su esposa que vestía saco entallado de terciopelo negro y camisa blanca.

El martes la defensa continuará interrogando a Jesús “El Rey” Zambada, el testigo que está cooperando con las autoridades y por la tarde testificará un agente de la DEA.

Con información de Marisa Céspedes

 

Un cadáver calcinado fue el hallazgo que corroboraron policías de Tonalá la mañana de este sábado en la colonia La Gigantera. Junto a él había un mensaje amenazante.

Usuarios del teléfono de emergencias 911 reportaron la presencia de un objeto sospechoso en un lote baldío ubicado por el cruce de las calles Juan Escutia y Eugenio Lara, en la parte posterior del balneario Las Palapas.

Los agentes corroboraron hacia las 11 horas que se trataba de un hombre con quemaduras en todo el cuerpo y sin vida; estimaron que posiblemente tenía entre 30 y 40 años aunque no era posible determinar la edad debido a las quemaduras.

Un cartón junto al cuerpo tenía inscrita una amenaza contra delincuentes y contra quienes se hicieran pasar por personas pertenecientes a cierto grupo o corporación.

POR NTR 

Dos niñas, de dos y tres años de edad, fueron abandonadas por su madre en una calle de Atlixco, Puebla, después de que les dijo “espérenme aquí”; vecinos del lugar narraron en qué condiciones encontraron a las menores.

El nombre de una de las pequeñas apuntado en su mano, ambas sin ropa interior y con dos biberones para comer fue parte del panorama encontrado por mujeres atlixquenses responsables de poner a salvo a las hermanas, de dos y tres años de edad, abandonadas por su madre en una de las calles céntricas de la ciudad.

El Sol de Puebla obtuvo el relato de una de las mujeres, quien narró paso a paso una de las historias recientes de mayor impacto en Atlixco.

Eran alrededor de las 4 de la tarde con 15 minutos, del 9 de noviembre pasado, cuando yo salí con mi hija a la tienda. Fuimos y regresamos y descubrimos a mi vecina con su hija en brazos y a las dos nenas paradas junto a ella. Imaginé eran sus sobrinas o algo así”, contó la mujer.

“De repente logró llamarme para pedir ayuda: Dejaron a estas niñas aquí y la mamá salió corriendo”, le dijo su vecina.

Quedé asombrada por eso. De inmediato convocamos al resto de los vecinos para tratar de buscar a la madre”, apuntó la testigo.

La mujer apuntó que “la mamá de las pequeñas traía un jumper negro con estampado de flores. Era de complexión delgada y cabello rubio”. “Las niñas estaban paraditas frente a la hielera iceberg (un negocio de la 3 Sur)”.

Mientras los vecinos buscaban a los familiares, la entrevistada preguntó a las niñas sus nombres y sus edades. Una de ellas tiene tres años y se llama Lupita. La otra no sabía. “Sin embargo, la más grande dijo que la mamá escribió el nombre de su hermana en su mano. La revisamos y tenía Melisa. Con un par de dedos descifró la edad”.

Según el relato, “las nenas estaban descuidadas de su aseo personal. Al observarlas, la más chiquita tenía una bolita en la frente y preguntamos qué pasó. La respuesta fue contundente: mi mamá la empujó contra la pared. De igual manera confirmamos había maltrato familiar de parte de la progenitora”.

Las niñas dijeron que su madre se llama Camila. “Aunque no recordaban más. Y la última frase escuchada de ellas es: espérenme aquí”.

 

La Policía reaccionó

Las niñas “no comprendían qué había pasado. Llamamos a la Policía y mientras arribó manteníamos la esperanza del regreso de un familiar, pero nunca ocurrió. De hecho, después la patrulla hizo rondines con el mismo propósito, y tampoco pasó algo”.

La testigo explicó que por ese motivo una mujer policía de Atlixco encaró la responsabilidad de resguardarlas. “Y se portó excelente. Compró para cada una de las niñas una torta e incluso a la pequeña alcanzó a colocare un pañal. Después conseguimos un baño y ahí detectamos no traían ropa interior y menos calcetas”.

Después llegó el agente del Ministerio Público. “De inmediato las revisaron y presentaban moretones en piernas, pies y espalda”. La mujer atlixquense descartó que las pequeñas formen parte de una familia centroamericana integrante de la caravana de migrantes. “Tienen el acento normal de este país. A pesar de la insistencia, la más grande dijo que no conocía Atlixco. Sobre qué cosas recordada de su casa, respondió únicamente cuetes”.

Según habitantes del lugar, la madre de las menores “dio varias vueltas con las niñas. De repente se detuvo para echarse a correr ante la mirada atónita de todos, incluyendo las pequeñas quienes sólo tenían como compañía un par de mamilas en el piso”.

Las niñas dijeron a los vecinos que la mujer que las dejó era su mamá.

Las niñas fueron trasladas al DIF estatal después de estar varias horas en la Casa de Justicia de Atlixco, el pasado sábado.

 

 

Con información de El Sol de Puebla.

Más artículos...