Depresión y estrés entre fuerzas armadas en México, ¿qué atención reciben?

México
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Depresión, ansiedad y estrés postraumático son las secuelas que padecen las fuerzas armadas en México por el combate al crimen organizado, ¿qué atención reciben? Es un reportaje especial de Despierta con Loret.

Imágenes como estas son parte de lo que viven las fuerzas federales de México desde el año 2006, cuando se inició la llamada guerra contra el narco durante el gobierno de Felipe Calderón y que continuó con la actual administración de Enrique Peña Nieto.

¿Quién atiende los daños psicológicos de los elementos que se topan a diario con las organizaciones criminales?

A través de distintas solicitudes de información, Despierta preguntó a las principales instituciones de seguridad del Estado sobre la atención de trastornos de estrés post traumáticodepresión y ansiedad en sus elementos. También sobre los tipos de terapia y medicamentos otorgados.

Desde el año 2006 a la fecha, a la Policía Federal han entrado 56 mil 275 nuevos elementos. Desde esa misma época, a la fecha, han muerto 376, 78 de ellos en Michoacán, 51 en Chihuahua, y 35 en el Estado de México.

La corporación asegura que cuenta con 27 psicólogos, pero ningún psiquiatra. Según su respuesta, la atención al personal está centrada en temas relacionados con depresión, estrés post traumático y manejo de duelo, aunque no especifica las técnicas ni los medicamentos.

La Policía Federal agrega que los terapeutas están capacitados para reducir los riesgos inminentes hacia la propia integridad de los elementos y de quienes se encuentran a su alrededor.

Un caso reciente de desequilibrio es el de José Juan, expolicía federal que en el Estado de México asfixió a sus dos hijas y acuchilló a su esposa para después mutilarlas.


Según el dictamen en psiquiatría, José Juan actuó en pleno juicio, pero en sus declaraciones aseguró que la orden de asesinar a su familia salía de voces de la televisión, la radio y la música.

Despierta entrevistó a un ex alto mando de la Policía Federal con una carrera de casi 30 años. Él sobrevivió a tres enfrentamientos, el más grave fue al enfrentar a un comando armado que acribilló a un grupo de personas en un mercado.

Yo resulto lesionado, bastante grave y me trasladan a una pequeña clínica en ese poblado y afortunadamente, pienso yo que fue circunstancial para mi forma de pensar, para mi salud mental, que llegó un viejito, un señor, a tocar la puerta. Yo estaba bastante alterado, vuelvo a tomar mi arma pensando que venían otra vez por mí a buscarme, para rematarme, y no, resulta que es un señor que me dijo: ‘señor vengo a darle las gracias’, las gracias ¿por qué? Porque usted me hizo justicia, ahí estaba mi niña de once años que estaba vendiendo aguas frescas, está muerta, esos desgraciados que la mataron, usted me hizo justicia señor, estoy muy agradecido”.

El ex mando de la Policía Federal, con responsabilidades regionales, asegura que se agarró de este agradecimiento para salir adelante, porque la corporación nunca le ofreció atención mental.

Reciente que pasó eso, serán dos tres meses, sentía yo algo así como una especie de persecución, acusado, perseguido. Se vuelve uno un poco agresivo, no tolerante a las demás personas. Los oficiales que intervenimos en situaciones de riesgo o que salimos lesionados pues únicamente les cuelgan una medallita y les aplauden en el Auditorio Nacional cada año”.

La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) otorgó las respuestas más completas. A esa institución, responsable de las capturas de los principales líderes del narco, han ingresado de 2006 a la fecha 44 mil 941 elementos, 5 mil 813 de ellos, mujeres.


Para atender la salud mental de sus elementos, a partir del año 2013 fueron contratados cuatro psiquiatras y 22 psicólogos. Desde ese mismo año se comenzaron a tratar los trastornos de estrés post traumático, la depresión y la ansiedad. Los medicamentos y tratamientos constan de estabilizadores del ánimo, terapias cognitivas enfocadas en modificar pensamientos y conductas, realidad virtual, además de hipnoterapia ericksoniana estratégica.

La teniente Liliana Téllez Cárdenas, subdirectora de Medicina Ocupacional, explica:

Es una forma de terapia que tiene bases científicas, se utiliza la parte inconsciente de la persona, los mismos recursos de la persona, eso es lo que le da la eficacia, porque desde el nacimiento a la fecha se van acumulando ciertos archivos que nos van a servir. Nosotros disociamos al paciente, la parte consciente se queda alerta de lo que pasa en el entorno y la parte inconsciente es la que trabajamos sobre lo que queremos trabajar, proactividad, mejorar liderazgo, incluso aumentar resiliencia y disminución del estrés laboral”.

Del año 2006 a la fecha, la Secretaría de Marina (Semar) ha sufrido 115 bajas mortales, la mayoría de ellas durante patrullajes terrestres.

La segunda respuesta más completa fue la de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Cuenta con 214 mil157 elementos, 16 mil 791 de ellos son mujeres.

El número de especialistas para la atención mental hasta el 31 de diciembre de 2017 es de 40 psiquiatras y 93 psicólogos. Sin embargo, la Secretaría de la Defensa Nacional no tiene registro alguno del personal que ha presentado estrés post traumático y por tanto tampoco atención a ello.

La respuesta añade que al personal con depresión y ansiedad se le proporciona terapia psicológica cognitiva conductual y psiquiatría con tratamiento farmacológico.

En la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) han fallecido 524 militares en la lucha contra el narcotráfico. Las causas van desde accidentes aéreos, agresiones con arma de fuego, golpes de calor y hasta arrastres por corrientes de ríos.


Bajo el argumento de un riesgo en la seguridad pública, la Procuraduría General de la República, en el área de la Agencia de Investigación Criminal, se reservó la información de cuántos elementos se han incorporado desde el año 2006 a la fecha. Informó que han muerto 148 de ellos, pero desconoce incluso si sucedió como parte de lucha contra el narcotráfico.

La PGR no cuenta con información alguna sobre tratamientos psicológicos y psiquiátricos para su personal afectado. Uno de los casos más recientes es el secuestro y asesinato de dos agentes antisecuestro, en Puerto Vallarta, por parte de la Policía Municipal e integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

 

Con información de Claudio Ochoa