Para el Coneval salario mínimo de $100 no es ‘descabellado’

México
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

CIUDAD DE MÉXICO.-Aumentar el salario mínimo de 88 a 100 pesos diarios “no es una medida descabellada, no crearía problemas en el mercado laboral ni tampoco inflación, y sería complementaria a las acciones para mejorar el crecimiento económico”, afirmó Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Entrevistado en el marco del IV Seminario de Pobreza, Monitoreo y Evaluación en las Entidades Federativas 2018, el funcionario afirmó que esa medida complementaría acciones que permitan más crecimiento y empleo, que mantengan controlada la inflación y que deben ser prioridad del próximo gobierno para reducir la pobreza de manera estructural.

Te puede interesar: México Social: Con salario mínimo, 8.7 millones

Destacó que el balance en reducción de la pobreza del sexenio que termina es mixto, pues ha habido mayor cobertura en servicios sociales pero con el gran reto de mejorar el ingreso, que no ha avanzado mucho en términos reales.

Cuando el PIB per cápita crece a 1.3% promedio desde 1992 es imposible mejorar los ingresos”, expresó.

En cuanto a los servicios sociales, el funcionario reconoció avances en la cobertura de salud y educación, “pero no necesariamente este mejor acceso al Seguro Popular o a la educación pública significan mayor calidad en los servicios que recibe la población.

“Debemos tener métricas que nos digan sobre la calidad de los servicios que se ofrecen” detalló en la entrevista.

  

COORDINACIÓN

Hernández Licona afirmó que el plan del próximo gobierno de mover secretarías a distintos estados del país deberá atender el reto de la coordinación al interior del propio gobierno y también con los gobiernos locales para lograr resultados adecuados en la política social.

Comentó que el error de muchos gobiernos “es pensar que la coordinación se da en automático”.

Reveló que en un reciente estudio sobre varios sexenios detectaron fallas en la coordinación entre secretarías que les impidió alcanzar mejores resultados en la política social.