Una bebé de nueve meses murió en el Hospital Cestino de Ensenada, Argentina, luego de ser violada. Se sospecha que el responsable del acto fue Jonathan Sosa de 22 años, padrastro de la pequeña y quien ahora se encuentra detenido. 

De acuerdo con el padre del sospechoso, Sosa quedó a cargo de la pequeña porque la madre tenía que dejar la casa para realizar un trámite administrativo. 

Sin embargo, al poco tiempo de estarla cuidando, su hijo fue a pedirle ayuda porque la niña no estaba respirando normalmente. La bebé fue llevada a un centro de salud de la localidad y tuvo que ser trasladada al Hospital Cestino de Ensenada donde falleció. 

Después de encontrar signos de abuso en sus genitales, los médicos dijeron que la causa de muerte fue por un paro cardiorrespiratorio ocasionado por trauma abdominal. 

Sosa, quien llegó al hospital en la ambulancia que trasladaba a la bebé, abandonó el edificio antes de que llegaran agentes del gabinete de delitos sexuales y funcionarios municipales, responsables de investigar la violación.

Algunas horas después, el padrastro fue detenido mientras viajaba en bicicleta. 

Los policías realizaron un peritaje en la casa donde vivía el sospechoso con la bebé y la madre de la pequeña. Al escuchar la noticia, vecinos enfurecidos incendiaron la vivienda. 

POR MILENIO

 

POR NTR

La Justicia peruana anuló la prohibición del ingreso a ese país para los venezolanos que no tengan pasaporte, por considerar que es una medida que vulnera su derecho al libre tránsito.

La jueza Celia San Martín, del Quinto Juzgado Penal de Lima, otorgó al Ejecutivo peruano 30 días para elaborar un plan nacional estratégico que regule la movilidad migratoria de ciudadanos venezolanos y garantice sus derechos fundamentales sin transgredir los derechos constitucionales de los peruanos.

La restricción de ingreso a los venezolanos que no disponen de pasaporte fue impuesta desde el 25 de agosto ante la masiva llegada de inmigrantes venezolanos en el país.

La medida había disminuido el ingreso de venezolanos a Perú de tres mil a mil 300 cada día, según las últimas cifras de la Superintendencia Nacional de Migraciones.

Perú es el segundo país que más venezolanos ha recibido como parte de este éxodo, con 456 mil llegados en apenas año y medio, por detrás de Colombia, que alcanza el millón.

La mayoría no dispone todavía del Permiso Temporal de Permanencia (PTP), el documento especial establecido por el gobierno peruano para darles residencia y que puedan trabajar y estudiar legalmente.

La ola migratoria venezolana se ha concentrado en las fronteras con Brasil y Colombia, pero muchos de los venezolanos que pasan a territorio colombiano siguen su camino hacia Ecuador y Perú, en busca de mejores horizontes.

Según las Naciones Unidas, más de 2.3 millones de venezolanos han salido del país en los últimos cuatro años, pero el gobierno del presidente Nicolás Maduro se ha negado a reconocer la crisis, afirmando que es “fabricada” por gobiernos críticos.

Por otra parte, Filppo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), iniciará este sábado una gira por Colombia, Argentina, Ecuador y Perú para conocer las necesidades de los venezolanos que emigran.

La agencia de la ONU realiza labores de identificación para detectar a los venezolanos que necesitan protección internacional y se aseguran de que comprendan las opciones para obtener el estado de permanencia legal en el país de acogida.

Desde el año 2014 más de 346 mil venezolanos han realizado la solicitud de refugio, mientras que el doble consiguió otro tipo de permisos de residencia, de acuerdo con la página web de noticias de la ONU.

Recientemente se dio a conocer que Justin Schneider, un hombre acusado de secuestrar, asfixiar y abusar sexualmente de una mujer en Alaska, Estados Unidos en agosto de 2017, alcanzó un acuerdo con las autoridades judiciales del país norteamericano para no ir a la cárcel.

De acuerdo con información de Washington Post, el agresor de 34 años, arregló un pacto y se reconoció culpable del delito por el que enfrentaba una condena de entre 5 y 99 años de cárcel.

Según reconstruye el canal KTVA, la víctima se encontraba en una gasolinera cuando el hombre se ofreció a llevarla hasta su hogar.

A mitad del camino, el criminal se desvió y la amenazó. Al llegar a un prado, la atacó sexualmente y la asfixió hasta que perdió el conocimiento.

Ella dijo que no podía luchar contra él, que era demasiado pesado y la había asfixiado, pensó que iba a morir", afirmó el detective Brett Sarber.  

Cuando volvió en sí, el agresor le aseguró que no iba a matarla pero que necesitaba que ella creyera que si para poder satisfacerse sexualmente.

Violador de 10 años queda impune por ser menor de edad

Al comienzo del juicio, el hombre recibió dos años de cárcel, pero como ya cumplió un año bajo arresto domiciliario con buen comportamiento, un fiscal determinó que no deberá ir a ningún centro de reclusión.

Su único 'castigo' será permanecer vigilado con una tobillera electrónica y participar en un tratamiento para rehabilitarse. 

 

Durante el juicio Schneider expresó su agradecimiento a la corte: 

Me gustaría enfatizar cuán agradecido estoy por este proceso". 

Según publicó Alaska Star, los fiscales hicieron el pacto porque creen que el acusado es un buen candidato para someterse a un programa de rehabilitación de conducta.

Esa es la razón por la que hice el tr

Recientemente se dio a conocer que Justin Schneider, un hombre acusado de secuestrar, asfixiar y abusar sexualmente de una mujer en Alaska, Estados Unidos en agosto de 2017, alcanzó un acuerdo con las autoridades judiciales del país norteamericano para no ir a la cárcel.

De acuerdo con información de Washington Post, el agresor de 34 años, arregló un pacto y se reconoció culpable del delito por el que enfrentaba una condena de entre 5 y 99 años de cárcel.

Según reconstruye el canal KTVA, la víctima se encontraba en una gasolinera cuando el hombre se ofreció a llevarla hasta su hogar.

A mitad del camino, el criminal se desvió y la amenazó. Al llegar a un prado, la atacó sexualmente y la asfixió hasta que perdió el conocimiento.

Ella dijo que no podía luchar contra él, que era demasiado pesado y la había asfixiado, pensó que iba a morir", afirmó el detective Brett Sarber.  

Cuando volvió en sí, el agresor le aseguró que no iba a matarla pero que necesitaba que ella creyera que si para poder satisfacerse sexualmente.

Violador de 10 años queda impune por ser menor de edad

Al comienzo del juicio, el hombre recibió dos años de cárcel, pero como ya cumplió un año bajo arresto domiciliario con buen comportamiento, un fiscal determinó que no deberá ir a ningún centro de reclusión.

Su único 'castigo' será permanecer vigilado con una tobillera electrónica y participar en un tratamiento para rehabilitarse. 

 

Durante el juicio Schneider expresó su agradecimiento a la corte: 

Me gustaría enfatizar cuán agradecido estoy por este proceso". 

Según publicó Alaska Star, los fiscales hicieron el pacto porque creen que el acusado es un buen candidato para someterse a un programa de rehabilitación de conducta.

Esa es la razón por la que hice el tr