Sierra Leona declara emergencia nacional por violencia sexual

Internacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente de Sierra Leona, Juluis Maada Bio, declaró este jueves emergencia nacional por violencia sexual.

Según las estadísticas de la policía, la cantidad de violaciones se duplicaron en un año, pasando de 4 mil 750 en 2017 a 8 mil 500 en 2018.

“Declaro la violación y la violencia sexual urgencia nacional”, dijo Bio en el palacio presidencial, confirmando una promesa hecha en diciembre y conteniendo sus lágrimas luego de escuchar el testimonio de una sobreviviente de la epidemia de ébola violada varias veces.

“Con efecto inmediato, las penetraciones sexuales sobre menores (término jurídico en vigor, NDLR) serán punibles con prisión de por vida”, declaró el mandatario. El código penal actual prevé penas de cinco a 15 años de reclusión.

 

“Todos los hospitales públicos deberán ofrecer tratamientos médicos gratuitos y entregar certificados médicos a todas las víctimas”, agregó el presidente, en el poder desde hace 10 meses.

 
 
 
Bio ordenó también la creación de unidades especializadas en la policía y la designación de magistrados especiales para acelerar la investigación de los casos.

La opinión pública quedó consternada a fines de 2018 por la violación extremadamente violenta de una niña de cinco años que sufrió daños en la columna vertebral durante su agresión y que ya podrá volver a caminar.

Según la asociación de ayuda a las víctimas Rainbo Initiative, que estudió un panel de 30 mil mujeres y niñas víctimas de violación o agresión sexual, 93% de ellas tenía menos de 17 años y algunos bebés de siete meses solamente.

 

De los 3 mil 137 casos tratados por la ONG, sólo 1.2% terminó con una condena. Más de 600 víctimas quedaron embarazadas y 2 mil 404 resultaron contaminadas con enfermedades sexualmente transmisibles, de las cuales siete por el HIV, según un informe de la asociación.

En diciembre centenares de personas manifestaron en Freetown para protestar contra la “cultura de la violación” en el país, donde según la ONU más de 60 mil mujeres fueron violadas durante la guerra civil entre 1991 y 2002.