Lejos de las caravanas, aumentan cruces fronterizos en Texas

Internacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mientras el gobierno del presidente Donald Trump enfoca su atención en las caravanas de migrantes que intentan cruzar la frontera sureña de Estados Unidos por California, la migración aumenta en el otro extremo de la frontera, en el sur de Texas.

 

El fin de semana pasado, en el Valle del Río Grande, en Texas, los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a mil 900 personas que intentaban cruzar la frontera sin autorización.

 

Los agentes fronterizos en el Valle del Río Grande detienen a aproximadamente 680 personas al día, comparados con los 145 arrestos en San Diego, limítrofe con Tijuana, México, en donde se calcula que unas seis mil personas esperan cruzar.

Raul Ortiz, el subjefe de la Patrulla Fronteriza para el sector del Valle del Río Grande, dijo que menos de una docena de personas han dicho que son parte de una caravana de migrantes.

La mayoría son adultos con niños o menores que cruzan solos la frontera.

No obstante, el sector fronterizo de San Diego ha registrado una ligera alza en el número de familias que ingresan ilegalmente a Estados Unidos y se entregan a los agentes de migración desde que la caravana de migrantes centroamericanos llegó a Tijuana hace dos semanas, dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos el martes.

Videorreporteros de la agencia The Associated Press vieron a más de una veintena de migrantes trepando una cerca entre México y Estados Unidos el lunes por la noche. Una vez al otro lado, los migrantes alzaron los brazos para entregarse a los agentes fronterizos que llegaron rápidamente al lugar en camionetas blancas.