Explora Yeni Mao la ficción de la identidad

Farándula
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La fragilidad y la ironía que envuelven las ideas y los artefactos simbólicos que usamos para definir y darle sentido a nuestra identidad es la materia prima de la más reciente exposición del artista contemporáneo canadiense Yeni Mao en Guadalajara.

La idea de Vol. 1 Cowboys nació a partir de un disfraz: la imagen aleatoria de un niño con vestido de vaquero que, en otro contexto, podría contar varias historias; también nació del título: referencia de cómo estos trabajos plásticos están en constante construcción y siguen desarrollándose. El acceso a la información, la ficción de la identidad, la construcción de la historia y la inmediatez de los procesos mediáticos forman parte de este trabajo, nacido de una residencia creativa del artista en la galería tapatía 90210.

En entrevista el autor comentó que para las piezas de este trabajo se inspiró en la arquitectura del lugar en el que trabajó y en su reciente residencia en México. Materialmente la instalación es una escultura figurativa con tres pedestales de azulejo y una selección de objetos e intervenciones, con la sugerencia constante de que existe más de lo que vemos y que la instalación no tiene fin: el sujeto no se encuentra representado en su totalidad.

Mao, así, aprovecha la intimidad que generan las más simples propiedades de sus materiales: tacto, textura, peso, una intimidad que las imágenes no pueden generar por sí mismas.

La idea de los “pequeños artefactos” que nos definen viene de una reflexión que el artista ha elaborado a través de varias de sus piezas sobre la fragmentación de la verdad en un tiempo en el que la información viaja sin detenerse a través de las redes sociales, en un fenómeno en el que cada ciudadano está siendo informado a pedazos sin que se pueda articular lo que realmente es verdad en estos fragmentos. 

“Es a través de estos fragmentos en los que nosotros podemos contar la historia hoy en día, sobre todo la historia de países en continentes como Latinoamérica”, dijo. “Quería hablar sobre la información sin fin y la inutilidad de lo que hoy se etiqueta como verdad cuando es manipulada no solo por el poder sino por los propios medios”.

Esta verdad que se percibe como absoluta también se encuentra en el mundo del arte, podemos verla en los museos que cronican estas historias en procesos como la migración. La representación de la identidad que se construye a través de las raíces nacionales de cada país también es parte de esta reflexión que se ha hecho más estrecha a partir de la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

“Esto es algo que también me ha venido persiguiendo a través de mi propia historia. Nací en Canadá, crecí en Estados Unidos, pero mis raíces están también en China. La idea de la nacionalidad me parece más pobre que nunca porque se construye dependiendo del lugar al que vas. Quería hablar al respecto representando esta arquitectura vernácula que hoy nos parece vulgar o común, pero que en el futuro contará buena parte de nuestra historia”.

La tarea del arte para Mao es de una responsabilidad mayor, pues fungen como un espejo de la sociedad aunque con más libertad que la historia o la ciencia, a través de proveer objetos que llamen a la reflexión y a la contemplación de esos hechos que en los medios ocurren con una rapidez inusitada, de la que somos incapaz de poseer.

VISÍTALA

La Galería 90210 está ubicada en un departamento que funciona como residencia, taller y espacio de exposición en el 28 de la calle Miguel de Cervantes Saavedra, en la colonia Lafayette. Esta exposición estará disponible hasta el 7 de octubre de 2018 en un horario de lunes a viernes de 11 a 18 horas