Hoja de ruta de Intel para 2018 y 2019: todo lo que debes saber

Ciencia & Tecnología
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Intel está pasando por una situación complicada, y es que ni siquiera los gigantes tecnológicos están a salvo de los vaivenes del sector. Tras varios años disfrutando de una comodidad absoluta gracias al fracaso de la arquitectura modular Bulldozer la llegada de Zen ha sido un golpe inesperado para los de Santa Clara.

Con la arquitectura Zen en AMD han dado forma a un completo abanico de soluciones que incluye los procesadores Ryzen para consumo general, los procesadores Ryzen Mobile y las APUs homónimas para portátiles, los procesadores Threadripper para el mercado HEDT y las CPUs EPYC, que están dirigidas al sector profesional.

Esos productos pueden competir con los procesadores Core de última generación no sólo por rendimiento bruto, sino también por eficiencia y sobre todo por precio, ya que tienen un coste mucho más bajo que el de los modelos equivalentes de Intel.

Más núcleos y mejores precios

La vuelta de AMD ha dado a Intel una cucharada de realidad que ha bajado al gigante de la nube en la que se encontraba, y le ha obligado a llevar a cabo cambios importantes que se han traducido en la llegada de procesadores para consumo general con un mayor número de núcleos, y también en una importante bajada de precios.

Ya os hemos hablado sobre ello en noticias anteriores, pero debemos tener claro que todo esto es sólo la punta del iceberg. Intel tiene que seguir moviendo ficha para poder mantener el nivel y evitar que AMD posicione por encima de ella en los principales sectores del mercado CPU, y para conseguirlo tiene que lidiar con los problemas que le está dando el salto al proceso de 10 nm.

De momento no tienen más opción que mantener el proceso de 14 nm y seguir tirando de “refinamientos” bajo el distintivo “+”. Ahora mismo vamos por el proceso de 14 nm++ y con la llegada de los Core 9000 podríamos ver el salto al proceso de 14 nm+++. No esperamos cambios importantes a nivel de silicio más allá del aumento del número de núcleos y de las posibles correcciones a nivel de seguridad para paliar las vulnerabilidades Spectre (variantes 1, 2 y 3) y Meltdown.

AMD ha conseguido avanzar al proceso de 12 nm y espera poner en el mercado procesadores de 7 nm a finales de 2019. Si cumple sus objetivos se habrá adelantado de forma significativa a Intel, y esa ventaja podría darle el margen que necesita para afinar su arquitectura y las frecuencias de trabajo con el objetivo de adelantar definitivamente a la compañía en términos de rendimiento bruto.

La respuesta a corto plazo de Intel a los Ryzen serie 2000 estará como dijimos en los Core 9000, una generación que traerá el primer procesador del gigante del chip para consumo general con ocho núcleos y dieciséis hilos. No tenemos información sobre el precio, pero se comenta que podría rondar los 450-500 euros y gracias a una hoja de ruta filtrada sabemos que llegará a finales del tercer trimestre del año, lo que nos lleva a pensar en septiembre.

Procesadores de 28 núcleos y 56 hilos

Otro segmento en el que Intel tiene que reforzar su oferta de productos para competir con AMD es en el HEDT (computación de alto rendimiento). La firma de Sunnyvale está ultimando el lanzamiento de los procesadores Threadripper 2990WX, un modelo tope de gama que contará con 32 núcleos y 64 hilos capaces de funcionar a un máximo de 4 GHz utilizando refrigeración por aire, gracias a su TDP máximo de 250 vatios.

Este procesador tiene todo lo necesario para convertirse en el más potente de su categoría ya que superaría todo lo que Intel tiene actualmente en el mercado. Hace un par de años habría sido una locura pensar que AMD podría lanzar procesadores más potentes, más económicos y más eficientes que los Core Extreme de Intel, pero los Threadripper de primera generación demostraron que no es imposible y Threadripper de segunda generación será la consagración del buen hacer de la compañía de Sunnyvale.

Para hacer frente a esos nuevos procesadores la compañía de Santa Clara lanzará una renovación de su serie Skylake-X, que actualmente cuenta con modelos de hasta 18 núcleos y 36 hilos. Se espera que el modelo más potente cuente con 28 núcleos y 56 hilos aunque no conocemos su velocidad de trabajo ni tampoco el TDP. Con todo imaginamos que Intel tendrá que ajustar frecuencias para evitar problemas de temperatura.

Su lanzamiento se producirá a finales del cuarto trimestre de 2018 y será compatible con las placas base LGA2066 (chipset X299).

Gemini Lake tendrá una larga vida, nada de 10 nm hasta 2019

La plataforma Gemini Lake está basada en la arquitectura Goldmont Plus y sucede a la actual Goldmont utilizada en la plataforma Apollo Lake. Mantiene la base de aquella, es decir se trata de una arquitectura pensada para dar forma a procesadores de bajo consumo y bajo rendimiento.

Esta plataforma se utiliza principalmente en tablets, portátiles y equipos compactos de bajo coste en los que se prioriza el consumo y el precio sobre el rendimiento bruto. Por lo general son suficiente para multimedia, navegación web y ofimática, y pueden ofrecer una experiencia bastante buena siempre que seamos conscientes de sus limitaciones y tengamos unas expectativas ajustadas a ellas. Gemini Lake se mantendrá durante lo que queda de año y durante casi todo 2019.

Por lo que respecta al proceso de 10 nm la propia Intel ha confirmado que no estarán preparados para completarlo hasta la segunda mitad de 2019, lo que significa que tendrán que seguir utilizando el proceso de 14 nm durante un año más. Es una mala noticia que confirma los problemas que ha tenido la compañía para ejecutar esa transición, un tema en el que han jugado diversos factores técnicos (especialmente la ausencia de la técnica de litografía ultravioleta para acelerar el salto a los 10 nm), pero lo cierto es que podría marcar una evolución muy importante.

Las últimas informaciones que hemos visto apuntan a que gracias a la utilización del proceso de 10 nm Intel podrá compactar hasta 2,7 veces más transistores que con el proceso de 14 nm, una cifra impresionante que ha generado unas expectativas muy elevadas.