La NASA no tiene claro cómo estrellar la Estación Espacial Internacional contra la Tierra cuando llegue el momento

Espacio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El próximo mes de noviembre se cumplirán 20 años desde que la primera parte de la Estación Espacial Internacional fue lanzada al espacio. En algún momento, la estación conocida como ISS (por sus siglas en inglés) dejará de existir, pero la NASA hasta ahora no tiene un plan definitivo de cómo hacer que se estrelle de forma segura en la Tierra.

Los objetos de tamaño que caen del espacio a la Tierra suelen desintegrarse en la atmósfera. Sin embargo, los de mayor tamaño llegan enteros, y la ISS no será la excepción, cuando llegue a caer a la Tierra. El problema es que, según el más reciente informe del inspector general de la NASA, la agencia espacial todavía no cuenta con una forma segura de que la ISS caiga en una zona segura e inhabitada del océano.

“En algún momento la NASA necesitará detener el funcionamiento de la ISS y bajarla de órbita, ya sea por una situación de emergencia o porque ha finalizado su vida útil. Sin embargo, la agencia espacial todavía no tiene la capacidad de asegurar que la ISS reingresará en la atmósfera terrestre y aterrizará en un lugar ideal y seguro al sur del océano Pacífico”.

En varias ocasiones se ha hablado de la posibilidad de reutilizar la Estación Espacial Internacional como una atracción turística, un hotel o sacarle algún tipo de provecho comercial a partir del año 2025. No obstante, la NASA duda que sea posible, especialmente debido a la degradación de sus partes con el paso del tiempo y lo extremadamente costoso que es mantenerla.

La NASA está comenzando a trabajar en un plan de reingreso de la ISS para estrellarla de forma segura. El plan no ha sido finalizado, según el inspector general, y actualmente espera la revisión de la agencia espacial rusa, Roscosmos.

El proceso de destrucción controlada de la ISS no solo es complicado, sino también largo y costoso. Según el inspector general, la NASA estima que tomará dos años hacer descender de forma controlada la ISS, y calculan que costará unos 950 millones de dólares debido a la enorme cantidad de combustible que necesitarán para posicionarla.

El problema es que no hay un plan para un caso de emergencia en el que la ISS tenga un fallo de funcionamiento o sea impactada por un meteorito y sufra una despresurización, por lo que el inspector general sugiere que la NASA trabaje con la industria espacial comercial para obtener y alistar el combustible necesario para una emergencia.